Historia

Nuestra Historia

Convocada el 4 de agosto de 1995

La Comisión de Conciliación Nacional

fue convocada el 4 de agosto de 1995 por el entonces Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Monseñor Pedro Rubiano Sáenz, con el propósito de buscar soluciones políticas al conflicto armado colombiano, ser una instancia para acompañar los esfuerzos de paz del país y establecer escenarios de confianza para el encuentro con diversos actores claves para la paz: Gobierno Nacional, movimientos insurgentes y grupos de autodefensa.

Si bien desde su creación ha estado encabezada por el Presidente del Episcopado colombiano, esta Comisión es una entidad autónoma e independiente, integrada por representantes de diversos sectores de la vida nacional, cada uno con diversas concepciones políticas, sociales, culturales e incluso religiosas, reflejando así la pluralidad de este país.

Sus integrantes son personalidades políticas y sociales con diversidad de pensamiento e independencia, valores que garantizan a su vez la heterogeneidad y autonomía de la Comisión en el desarrollo de sus objetivos.

La Comisión de Conciliación Nacional ha podido contar desde 1995 con la dirección del Cardenal Pedro Rubiano Sáenz, Arzobispo de Bogotá; de Monseñor Alberto Giraldo Jaramillo, Arzobispo de Medellín; de Monseñor Rubén Salazar Gómez, Arzobispo de Bogotá. Y en dos ocasiones, de Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, Arzobispo de Tunja. Desde mediados del 2017 la preside Monseñor Óscar Urbina.

La solución política negociada del conflicto colombiano; la toma de conciencia por el respeto y la promoción de los Derechos Humanos, la importancia de aplicar el Derecho Internacional Humanitario, así como la necesidad de diseñar una Política Nacional y Permanente de Paz de Estado, han sido algunos de los ejes principales de trabajo de la Comisión de Conciliación Nacional.

Objetivos:

  • 1. Propender por una solución política negociada al conflicto armado y por la reconciliación entre todos los estamentos y sectores de la población.    
  • 2.  Promover el respeto y acatamiento de los Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario.
  • 3. Impulsar una Política Nacional Permanente de Paz, que congregue la voluntad de todos los sectores y regiones del país.
  • 4. Animar la participación activa de la sociedad en la búsqueda y construcción de paz.
  • 5. Propiciar entre los colombianos la conciencia de que la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento.
  • 6. Promover una cultura de paz que contemple verdad, perdón, reconciliación, transformación pacífica de los conflictos y justicia social.
  • 7. Animar la solidaridad y la cooperación internacional en la construcción de una cultura de paz y reconciliación.
  • 8. Estimular la creación de Comisiones de Conciliación Regional, acompañarlas y fortalecer la interconexión entre ellas y con la Comisión de Conciliación Nacional.
Back to top