Mínimos de Paz

Acuerdo Nacional para la Reconciliación y la Paz en Colombia

Desde el año 2009 la Comisión ha venido animando un proceso de trabajo en torno al Acuerdo Nacional para la Reconciliación y la Paz en Colombia. Ha promovido la construcción de un escenario de diálogo, reflexión, discusión y formulación de propuestas con la participación de diversos actores de la vida social, económica, política y académica, así como de diferentes organizaciones públicas y privadas del país, que consulte sobre las condiciones necesarias para una paz y reconciliación permanente y estructural en la sociedad colombiana

El Acuerdo Nacional para la Reconciliación y la Paz fue el resultado de un amplio proceso de participación de diversos actores de la vida social, económica, política y académica, así como de diferentes organizaciones públicas y privadas del país.

A través de conversatorios, foros públicos regionales, divulgación en medios y foros virtuales se construyó de manera consensuada un Acuerdo de Mínimos por la Paz y la Reconciliación, con la participación de gremios, académicos, periodistas, estudiantes, partidos políticos, sindicalistas, artistas, militares y policías en retiro, negritudes, indígenas, la Iglesia Católica y otras iglesias y religiones, asociaciones defensoras de Derechos Humanos y muchos otros sectores.

Si bien el Acuerdo Nacional tiene como propósito incidir en las políticas públicas de Estado y de Gobierno, estas propuestas sobrepasan las coyunturas políticas y sociales, estando subordinadas a los propósitos de la Nación en su conjunto y no dependen de intereses particulares o de grupo; sino que propician el esclarecimiento de la verdad, la preservación de la memoria histórica y la ayuda en la reparación de las víctimas, con criterios de desarrollo humano y social sostenible para la construcción de una Nación en la que reine la justicia social

Como resultado de este proceso y con la ayuda de un equipo académico e investigativo de la Fundación Horizontes Profesionales se ha seguido avanzando en la definición de ocho mínimos que se basan en una política de reconciliación y paz; la equidad en el acceso a los derechos para garantizar una vida digna; una reforma agraria amplia e integral; la educación con calidad y cobertura para todos; la democracia real y la transparencia en el uso de los recursos públicos; la construcción de país desde la diversidad regional; las alternativas productivas sostenibles; y la participación ciudadana en la construcción de los destinos colectivos

Este Acuerdo puede ser renovado de manera permanente, cuando las circunstancias del país lo requieran y como escenario de participación para la formulación de las políticas públicas nacionales o territoriales, e inclusive para la argumentación y construcción de reformas constitucionales, leyes, planes de desarrollo, programas y proyectos.

Back to top