A mí me educó un árbol

psicagogía del amor

Distribución a partir de Noviembre 2017

¿Por qué hablar del amor y de la espiritualidad como soporte de la ética y de la política? Podrá responderse la pregunta con un ¿Por qué no hacerlo? Para quienes hoy consideran el poder, la autoridad, la democracia y el Estado como aparatos racionales es impensable la apuesta por las afecciones, sentimientos y valores no racionales como soporte del Estado de derecho. Pero es posible que piensen así por dos razones: por idealismo o porque crecieron en una nación en la que estas estructuras de poder operan bajo los presupuestos de la racionalidad ciudadana. Colombia, en cambio, vive y sufre el enraizamiento de los odios, de las venganzas, la ausencia de la reconciliación y especialmente la fuerte presencia de la criminalidad y de la corrupción al interior de sus componentes políticos, como parte de su cultura política. La ausencia de esta concordia conduce necesariamente a un llamado al amor como cuidado del otro, a la espiritualidad como respeto por la vida y a la ética como responsabilidad con los hijos, los hermanos, los vecinos, ciudadanos, el semejante y todos los seres.

Con este trasfondo, A mí me educó un árbol, psicagogía del amor, desarrolla tres partes con aspectos analíticos conceptuales, fenomenológicos y psicopedagógicos. En la primera parte se presentan algunos de los componentes políticos, culturales y psicológicos que predisponen el fenómeno de la utilización y reclutamiento de los niños, niñas y adolescentes. Entre ellos, la vulnerabilidad del Estado y la criminalidad, la idealización cultural de los actores armados legales e ilegales y el aprovechamiento de las predisposiciones emocionales de los niños, las niñas y los adolescentes. La segunda parte se expone en la voz de los afectados por los crímenes de utilización y reclutamiento de niños, niñas y adolescentes. Y la tercera parte, basada en la antigua concepción de la psicagogía, entendida por los antiguos como el arte de conducir o de educar a las almas, ofrece algunas reflexiones y pautas programáticas, pedagógicas y técnicas para el apoyo y acompañamiento a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes afectados por estos crímenes.

Back to top