Tipos de Reconciliación | Consultorio de Reconciliación

“Reconciliarse supone sacrificar y obtener.”

Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga
Arzobispo de Tunja
ExPresidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y de la Comisión de Conciliación Nacional

Existen varios tipos de reconciliación.

Como detalla Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga en el libro “El Caballero de la Triste Armadura: De los Compromisos de Paz y Postconflicto”, hay una reconciliación antropológica, una reconciliación ecológica, una reconciliación teleológica, una reconciliación teológica y una reconciliación estructural.

La palabra antropología significa “ciencia del hombre”, es el estudio del hombre, hombre o ser humano que somos tú y yo. Por eso hablar de reconciliación antropológica es hablar de un desafío que se nos presenta a todos los seres humanos, que estamos llamados a humanizarnos cada vez más. Este tipo de reconciliación supone reconocer los alcances de los seres humanos y estar alerta a los avisos de maldad que emergen en cada uno de nosotros.

Para que “la bestia que está en mí” haga su aparición, no se requiere que yo sea un monstruo, un ser totalmente deshumanizado. Sencillamente basta que tenga la posibilidad de desplegar esa potencialidad. (Pág. 47)

el termino teleología tiene que ver con la paz, teleología es el tratado de la meta, del punto de llegada. Cuando hablamos de reconciliación, por lo general soñamos con esa meta en la que se han cifrado nuestras esperanzas, esa meta que hemos anhelado cada instante […] los sueños de las victimas están repletos de la esperanza de que la debida justicia se hará realidad, a pesar de ese momento duro. Pero nunca es más oscuro que cuando va a amanecer. (pág. 55).

[…] Tal vez la mejor forma de traducir la reconciliación teleológica es el rico y maravilloso término “paz”. Y acá quiero expresar la paz con la metáfora del abrazo. El abrazo puede indicar una diversidad de cosas: puede indicar conquista de la unidad, de la comunión o de la amistad perdida, pero también quiere decir cercanía recuperada, o nueva imagen, o quiere expresarse como un abrazo.

Esta se presenta no solo mirando el aspecto teológico de la reconciliación que Dios nos obtuvo en Cristo, sino mirando a la crisis de las personas que no logran compaginar su sufrimiento con la bondad de Dios y que seguramente lo desearían.

Desafíos de la reconciliación estructural:

  1. desafíos políticos
  2. desafíos sociales
  3. desafíos económicos

No es suficiente firmar la paz, hay que construir la paz: peacemaking: “hacer las paces”, peacebuilding: “construir la paz”: responder a una gran cantidad de desafíos para que el país se modifique de tal manera que se corrijan las deficiencias que dieron origen a la guerra y que se dé un salto de calidad en todos los niveles, empezando por el nivel de humanidad. Se trata de no dejar ninguna puerta abierta por donde se regrese de nuevo a la guerra. Esto es lo que se llama reconciliación estructural o posconflicto. (pág. 61).

Revisar lo de la ecología (teorías y lo que implica, no solo se refiere a la ecología como naturaleza sino como ambiente y espacio social).

El pecado se estructura como “historia oficial”, cuando es simplemente mentira social.

La reconciliación ecológica genera un clima, un ambiente, una atmósfera donde se pueda avanzar en la búsqueda de la solución al gran problema de los conflictos humanos. Es un clima donde se tiene la disposición para considerar desde diversos ángulos las soluciones habituales, donde se está dispuesto a arriesgar nuevas formas de solución, donde se tiene la disponibilidad a una apertura diversa de la acostumbrada (pág. 52-53)

En el contexto de un clima favorable se presta la debida atención y sensibilidad al dolor y al duelo de las víctimas; allí es posible hablar serenamente de verdad, de justicia, de reparación y de no repetición.

Citas tomadas del libro: “El caballero de la triste armadura” de los compromisos de paz y postconflicto. Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga. CCN. 2016.

Back to top